jueves, 13 de mayo de 2010

historias de incesto.





Mis Maravillosas Hijas

Luego de la muerte de mi esposa, la pena moral de su perdida la pase con la compañia de mis dos maravillosas y hermosas hijas, Catherine de 20 años y Sara de 18. Como me case muy joven, mis 36 años de edad no reflejaban que eran mis hijas. Ambas me colaboraron mucho con la pena sufrida y se solidarizaron conmigo para tratar de salvar la casa luego de que el banco, debido a las multiple deudas, iba a tomar propiedad.

Fui al banco a demostrar que aun podia pagar la deuda, con tal de que no me quitaran la casa. El abogado del caso y la unica persona que tomaria la decision me habia concedido una audiencia. Yo iba acompañado por Sara, quien lucia sus jeans apretados y una camiseta roja que se ajustaba a su torso. Ella es de piel trigueña, rubia, ojos negros, 1,70 m de estatura, bonitas piernas, tetas pequeñas y un culo precioso, redondo y bien formado, tipico de una joven de su edad. Hacia parte del grupo de cheerleaders que animaban a los equipos de basketball y baseball de la universidad. Y por supuesto tenia muchos admiradores pero aun no le conocia un novio.

Entrando a la oficina del abogado, el tipo descarado ese observo a Sara de arriba a abajo, fijando su mirada en el hermoso y deseable culo de mi hija. Quiero advertir que luego de la muerte de mi esposa llevaba seis meses sin clavar mi verga dentro de una cuca, pero viendo los cuerpos de mis hijas, pienso, como hombre, que sus espectaculares traseros ya estaban listos.

-"Veo señor Rodriguez que viene muy bien acompañado el dia de hoy" comento el abogado mirando la cadera de Sara y como el jean se ajustaba a sus piernas.

-"hola, me llamo Sara", se presento mi hija.

El abogado le paso la mano y parecia quedarse con ella. Estaba fascinado con Sara y le parecia muy tierna y dulce. Mejor digamoslo, le parecia una teenager que ya tenia la edad y el cuerpo para ser clavada en la cama por una verga. Y saltaban a la vista las razones por las cuales mi hija era deseable. Mientras ella acercaba una silla para sentarse, el abogado no le quitaba sus ojos de su juvenil y fresco culo.

Luego de la reunion, el abogado nos dio una ultima opcion de pago. Teniamos que firmar unos documentos con la promesa de pago estipulada. Habiamos quedado comprometidos a realizar un pago en un mes, pero aun no teniamos el dinero. Al salir de su oficina vi nuevamente como el deseaba a mi hija mirandole su rico trasero.

Esa noche, Sara llego de su entrenamiento luciendo su faldita roja de cheerleader. Se veia preciosa, rozagante y feliz. Se acerco a mi, dandome un abrazo y me dio un beso en la mejilla. Pase mi brazo sobre su espalda y al bajarlo, de forma accidental, acaricie su precioso culo bajo la falda. Al tocarla, senti como su trasero era duro y sus nalgas, perfectamente formadas, eran un confortable cojin para que reposara la verga de un hombre.

-"Te veo preocupado, papa..." dijo ella cruzando sus piernas en frente mio.

-"Si..... aun no tenemos el dinero y no se que hacer... creo que vamos a perder la casa de todos modos...", le dije a ella mientras miraba sus atleticas piernas.

-"La casa no la vamos a perder.... hare cualquier cosa para que eso no suceda...", me aclaro ella con voz enfadada.

Se paro del sofa donde yo estaba y empezo a caminar hacia las escaleras. Yo la seguia mirando como su faldita se movia y sus nalgas expresaban con su movimiento sensual, la alegria de una joven que queria que su padre estuviera tranquilo, a cualquier precio.

Luego llego Catherine. De rostro bello y 1,75 m de estatura, ella tambien habia heredado de mi esposa sus cualidades. Mi esposa era rubia con senos poco voluminosos pero con un hermoso trasero y femeninas piernas. Mis hijas eran las misma imagen de su difunta madre.

Catherine tenia un novio que no me gustaba. Yo sabia que el muchacho solo la queria para gozarse su perfecto culo. Eso me ponia mal. O mejor lo envidiaba. Catherine era muy parecida a mi difunta esposa y sus rasgos fisicos eran los mismos de ella a su edad. Sabia que sus novios y amigos se interesaban solo para poder disfrutar del hermoso cuerpo de ellas. Tambien en los ultimos seis meses, veia con enfado como mis amigos de la oficina nos invitaban a salir y sin ningun disimulo observaban encantados los delicados traseros de mis hijas. Pienso que me estoy volviendo un padre celoso, al ver los amigos de ellas y mis amigos como una jauria de animales sedientos de sexo, todos luchando por tratar de montarlas y expresarles con su verga cuanto las desean.

-"Hola papa... como estas?" me pregunto ella dandome un beso en la frente.

Le conte la situacion de la posible perdida de la casa. Luego de la charla ella tomo la documentacion y subio a su habitacion a leerla. Catherine, era mas seria, pero al igual que Sara me dijo que tambien haria cualquier cosa para que la casa siguiera siendo nuestra.

Pasado el mes, se llego al fecha del pago previsto. Yo no tenia el dinero recaudado, tenia solo al mitad, asi que me encontraba con mucho stress. Llegue esa noche a casa con el corazon destrozado y animicamente muy desmotivado, ya que sabia que el abogado al otro dia, colocaria la orden de incautacion de la casa. Pero note algo extraño. Un BMW deportivo estaba parqueado en frente del garage. Pense que era otro de los amigos de ellas que las visitaba. Pero al entrar a casa mi sorpresa fue mayor al ver al abogado sentado en el sofa, acompañado al frente por Sara. Casi me quedo sin respiracion.

-"Señor Rodriguez, gusto en verlo..... que grato que hayamos llegado a un acuerdo.." me saludo el, extendiendome la mano, sin aun yo entender lo que pasaba.

Le salude y le invite a que se sentara nuevamente, mientras que le alcanzaba una cerveza del refrigerador y mi cabeza trataba de asimilar lo que estaba ocurriendo.

-"Que hace este maldito aqui hoy...?", me preguntaba yo.

Luego de pasarle la cerveza, entendi el porque de su presencia alli y porque me hablada del acuerdo.

Sara lucia una cortisima mini falda azul. Sus deportivas piernas, cruzadas en frente de el, saltaban a la vista mas femeninas que nunca. Tenia una blusa blanca que dejaba ver la transparencia de su brasier y sus tetas de teenager. Jamas habia visto a Sara lucir tan espectacular. Estaba mas deseable que nunca. Estaba hermosa. Al ponerse de pie la mini falda se le ajustaba perfectamente a su redondo y tierno culo, dejando notar que ella tenia puesta una tanga debajo. Al caminar, el movimiento de sus duras nalgas, destacaba su trasero bien salido y tanto el abogado como yo, la deseamos.

De un momento a otro Catherine bajo las escaleras. Ella tenia puesta otra mini falda, de color negra, tipo colegiala, que destacaba esas nalgas divinas que me hicieron recordar a mi esposa. Sus largas piernas lucian impecables y la hacian ver muy femenina. Sus tetas, de poco tamaño, parecian no importarle al abogado quien con su boca abierta veia como mis hijas eran dos verdaderas diosas que merecian ser duramente clavadas por la verga ardiente de un hombre.

Yo seguia sorprendido por lo que veia. Sara tomo al abogado de la mano y le dijo que le iba a enseñar la casa, subiendo las escaleras, mientras que el la seguia por atras, sin quitarle su mirada a su delicado trasero. Su cuerpo juvenil lucia armonioso como toda una modelo profesional, su cadera se sacudia de un lado a otro y su deseable culo se movia bajo su mini falda. Yo sentado en el sofa vi como Catherine se me acerco. Se movia sensualmente y sus piernas permitian que su corta falda se viera espectacular. Se veia sensacional con su cabello rubio suelto y lleno de crespos. Sin decirme palabra, se sento al lado mio, cruzo sus piernas, dejando que su falda se subiera, acerco sus labios y me empezo a besar de forma apasionada. Se veia tan deseable, que al recordar a mi esposa, la deje que siguiera.

-"Todo esta arreglado.... logramos que el firmara una prorroga de 24 meses para hacer el pago de la deuda", interrumpio ella ese maravilloso beso.

-"No.. no hables...", me dijo ella poniendome la mano en la boca al ver que yo queria saber las condiciones del arreglo.

-"Tu sabes que estamos dispuestas a hacer cualquier cosa por ti", me dijo ella acariciando mis pectorales.

Luego bajo su mano a mi verga, lo que me hizo reaccionar de inmediato. Llevaba seis meses sin ningun contacto sexual, asi que mi verga se crecio. Llevado por el roce de ella, mis manos se introdujeron dentro de su falda y senti gloriosamente su tanga. Le subi la corta mini falda y vi como una pequeña tanga negra me ocultaba ese tesoro. Luego le mande las manos para bajarle esa diminuta tanga, la cual salio sin problema. Abri su blusa, le despoje el brasier y sus tetas quedaron al aire.

-"acomodate!!.. ", le pedi yo excitado sobre el sofa.

Ella abrio sus piernas y me dejo ver esa bella vulva. Su vagina era hermosa y sus labios eran gruesos. Le quite la falda, la cual salio facilmente, y observe esa maravillosa cuca lista para ser clavada. Me arrodille en frente de ella y le empeze a lamer sus labios vaginales y halar su clitoris con mi lengua, importandome poco que yo fuera su padre. Ella me estaba dejando jugar con su vagina para que la penetrara, para que yo me relajara y para que estuviera tranquilo de que la casa no la iba a perder.

Bajandome los pantalones, con mi verga completamente erecta y listo para recostarme sobre ella, escuchamos a Sara arriba quejarse y gemir. Catherine se puso de pie, dejandome iniciado y excitado.

-"Tengo que vigilar a Sara.... quieres venir?" pregunto ella mientras que se colocaba su mini falda.

No fue necesario que yo respondiera afirmativamente. Subi las escaleras y al entrar desnudo a la habitacion de ella con mi verga firme, vi como Sara, mi dulce teenager, cheerleader principal del equipo de la U, con su maravilloso trasero y esas ricas nalgas, estaba completamente desnuda en possicion doggy. Su culo se veia mas hermoso que nunca, sus pequeñas tetas lucian esos diminutos pezones, lo que la hacian ver mas señorita. Sus nalgas eran dos perfectas almohadas que sobresalian de su cuerpo. Su vagina era inmensa, con poco vello pubico y parecia nunca antes haber sido penetrada. Su clitoris, colgaba de su vulva como un pendiente, como un regalo para la lengua de un hombre. Era un pedazo de carne dulce y tierno que el abogado lamia en ese momento apasionadamente. Parecia que queria arrancarlo. El introducia su lengua y su nariz en lo mas profundo de su cuca mientras que sus manos abrian sus nalgas para facilitar que su boca disfrutara de ese exquisito regalo y del olor especial que emana de una vagina fresca.

Sara se quejaba intensamente producto de la excitacion, mientras que el seguia estimulandola por detras. Mi verga estaba erecta y firme. Bastaron solo 30 segundos para que mi preciosa teenager se viniera producto de la estimulacion directa de su vagina y su clitoris. Grito fuertemente y sus manos se aferrraron a las sabanas. El seguia estimulandola con su lengua haciendole movimientos rapidos estilo lengua de serpiente, mientras ella disfrutaba de su orgasmo. Sara estaba lista. Vi su vagina completamente humeda y me prepare para lo que iba a pasar.

Catherine y yo, en la puerta, eramos testigos de como el abogado, que estaba a punto de quitarnos la casa, cobraba su premio mayor y su mejor recompensa, penetrando su verga en la vagina de mi adorada y deseada hija. El se coloco el condon, lo que me tranquilizo un poco. Luego tomando con sus manos las tersas nalgas de Sara, las abrio para facilitar la penetracion. Su verga era corta pero muy ancha. La tomo por la cintura y vi como su verga empezaba a introducirse en su cuca. Sara y el empezaron a dar gemidos de placer por cada centimetro que su verga entraba. Luego de que el la penetro totalmente, el empezo a sacudirse cadensiosamente. Sara no paraba de gemir y disfrutar de una verga en su juvenil vagina.

Sara se veia debil ante los embates del cuerpo de el, quien entraba y sacaba su verga de la vagina freneticamente. Con el pasar de los minutos, Sara y el abogado disfrutaban de cada segundo intensamente. De pronto, el cuerpo del abogado se sacudio de forma violenta y ambos gritaron. Por las contracciones de los musculos del culo de el, nos dimos cuenta del impetu del chorro de semen que expulsaba su verga en ese momento. El abogado se estaba pegando una brutal derramada. Me contuve para no eyacular al ver la sensacion de placer del abogado al explotar su verga dentro de la vagina de mi hermosa hija.

Luego de los gritos de placer de ambos, el abogado permanecio inmovil un rato recorriendo con sus manos todo su cuerpo.

-"Retirasela ya!!....", interrumpio el silencio de la habitacion mi hija Catherine.

El abogado, como si recibiera una orden, saco su verga de la vagina a Sara. Quede sorprendido al ver la magnitud de su orgasmo. La totalidad del condon estaba llena de semen. El se fue al baño mientras que Catherine limpiaba la vagina de Sara, humeda por los fluidos femeninos que habian salido de su cuca.

Luego de que Catherine la limpio, ella se acosto boca abajo y me sente al lado de ella.

-"Porque hiciste esto?", le pregunte.

-"porque te amamos y esta es nuestra casa", me respondio ella.

Vi su cuerpo desnudo y su hermoso trasero con esas preciosas nalgas que invitaban al sexo. Cuando la estaba observando, no resisti la tentacion y la empeze a tocar. Sus piernas eran bien formadas, sus nalgas duras con piel suave y de su vagina salia un olor a sexo maravilloso.

Cuando mis manos se introducian dentro de su vulva, escuche a Catherine gemir abajo en la sala. Me pare de la cama, baje las escaleras y me di cuenta de como habia sido cerrado el trato.

Catherine, desnuda, sentada en el sofa con sus piernas biertas, recibia de frente la verga del abogado quien la clavaba con mucha energia. Esos hermosos labios vaginales que yo habia lamido hacia pocos minutos eran ahora duramente penetrados por su verga sin condon. Catherine tenia las piernas colocadas sobre los hombros de el, asi que veia perfecto como su verga entraba y salia de su hermosa cuca. Me quede observandolos, con mi verga a punto de sucumbir, como llegaban al orgasmo y el abogado se pegaba otra fenomenal derramada, ahora dentro de Catherine.

-"Ven papa... " me llamo Sara, quien bajo las escaleras y se ubico en posicion doggy sobre el amplio sillon de la sala.

Voltee a mirar y vi como ella tenia puesta la sexy mini falda. Sus pequeños senos tenian erectos los pezones al ver como su hermana disfrutaba del orgasmo que le daba la verga del abogado. Nos cruzamos las miradas, me sonrio y deje que el animal que habia en mi saliera. Llevaba 6 meses sin saber lo que era una experiencia sexual. Y acabada de ver como un hombre extraño se culeaba los dos hermosos traseros de mis hermosas hijas. Me ubique por detras y levante su mini falda para descubrir esa vagina fresca. Tome las hermosas nalgas de ella y se las abri. Mi lengua recorrio sus labios vaginales y lamio su cuca. Sentia el olor de una vagina lista para ser vulnerada. Hale su clitoris y se lo chupe. Me diverti con su vagina por un rato hasta cuando ella se derramo teniendo el orgasmo nuevamente. Luego experimente la sensacion mas increible al penetrar la jugosa vagina de Sara. Me parecia estrecha, tipica de una jovencita de su edad, pero muy sexy al sentir con dificultad como sus paredes casi no permitian la entrada de mi verga sin condon. Al cabo de solo tres minutos de vaiven, mi cuerpo se empezo a sentir debil y presentia que algo grande estaba por venir. Yo seguia dandole a ella, entrando y sacando mi verga cuando de pronto la sensacion de orgasmo pleno me sacudio por completo y comprendi porque la gran cantidad de semen que habia eyaculado el abogado 30 minutos antes.

Pense en retirarle la verga a Sara antes de que explotara dentro de ella. Era mi hija y no tenia condon. Pero al sentir la sensacion de placer que estaba viviendo en ese momento y ver como la verga del abogado entraba ahora dentro del tierno culo de Catherine, cerre los ojos, le empuje mi verga hasta lo mas profundo y me prepare.

Senti como mi verga explotaba convertida en un volcan que arrojaba chorros de semen en su vagina. Lo disfrute intensamente mientras ella gritaba al sentirse lavada por dentro.

Durante la siguiente media hora, me olvide que era su padre y le clave mi verga, como un amante apasionado entregandole formidables cargas de semen dentro de su vagina y su culo. Como era liviana me permitia acomodarla en diferentes posiciones. Su deseable culo y su hermoso cuerpo de teenager lo disfrute al maximo. Tambien me olvide del abogado quien seguia en el sofa, encargandose de Catherine.

-"Sacamela ya..!!", le dijo Catherine al abogado luego del ultimo orgasmo.

En ese momento yo estaba sentado en el sillon con mis piernas abiertas mientras que Sara sentada sobre mi adbomen, me daba la espalda. Mi verga estaba toda dentro de su vagina y sus piernas estaban abiertas y extendidas sobre las mias.

El abogado le retiro su verga a Catherine y fue al baño a vestirse.

-"Señor Rodriguez, tiene usted unas hijas maravillosas..." comento el observando a Sara con las piernas abiertas y como mi verga estaba totalmente dentro de su vagina. Solo se veian mis bolas y los labios vaginales cubriendo la base de mi verga mientras que escurria semen.

-"OK se acabo la noche..." dijo Catherine parandose del sofa cama con su mini falda puesta de nuevo.

El abogado salio, Sara se levanto y subio a su habitacion. Nuevamente le mire como su hermoso y parado culo era una mezcla de semen y fluidos que salian de su vagina.

Catherine me sonrio y me tomo de la mano. Subimos las escaleras y al entrar a la habitacion de ella la vi tan hermosa y deseable, que me quede en la puerta viendola como se desnudaba. Se metio a su cama y me sonrio. Vi que Sara cerro su puerta y apago la luz, asi que en las siguientes horas Catherime y yo, nos dedicamos a disfrutar de nuestros deseos reprimidos y a celebrar que seguiamos los tres bajo el mismo techo.




ACABANDO CON LA VIRGINIDAD DE MI SOBRINA
Reconozco que resultó completamente placentero notar cómo mis repletos testículos empujaban contra sus rollizas y juveniles nalgas. Tras un fuerte gruñido vacié mi dolorido y agradecido almacén en el interior de su estrecho conducto vaginal. Paula, mi querida sobrina, comenzó a retorcerse temblando como si se encontrara en pleno éxtasis, como una unión mística con la divinidad……
Reconozco que resultó completamente placentero notar cómo mis repletos testículos empujaban contra sus rollizas y juveniles nalgas. Tras un fuerte gruñido vacié mi dolorido y agradecido almacén en el interior de su estrecho conducto vaginal. Paula, mi querida sobrina, comenzó a retorcerse temblando como si se encontrara en pleno éxtasis, como una unión mística con la divinidad.
Nunca había logrado hacer gozar a mi mujer de ese modo tan completo, tan terriblemente salvaje y perturbador. Aquella chiquilla, aquella especie de lolita de Nabokov consiguió sorprenderme gratamente con ese orgasmo espectacular. Al fin se había entregado a mí, había logrado hacerla completamente mía. Si mi hermano y mi cuñada se llegan a enterar de lo que había hecho con su querida hijita estoy seguro que me matan………
Pero creo que será mejor que empiece desde el principio de la historia para que no se quede nada en el tintero. Pues bien, el testimonio que paso a contaros sucedió no hará más de cinco meses. Nos encontrábamos en pleno mes de mayo, en plena primavera aunque ya los primeros rayos solares se hacían notar. Hacía un calor bochornoso mezclado con una agradable brisa de última hora de la tarde. El sexo es hermoso y agradable cuando nos depara ciertas sorpresas inesperadas y sólo depende de nosotros mismos el aprovecharlo y deleitarnos con él.
Entrando en materia les diré que la historia gira en torno al cumpleaños de Paula, mi joven sobrina. La fiesta se celebraba en casa de mi hermano, un lujoso chalé a las afueras de la ciudad con un amplio jardín donde habían preparado una gran mesa con platos con diferentes aperitivos. Platos llenos de patatas, aceitunas, chorizo, trozos de salchichón y fuet, tortilla de patatas…..todo ello complementado con diferentes tipos de bebidas tales como refrescos así como bebidas alcohólicas para los adultos.
Así pues asistí junto a mi esposa al cumpleaños de mi sobrina Paula. Llegamos sobre las ocho y media aunque mi hermano dijo que la fiesta empezaría sobre las nueve. A mi mujercita le gusta llegar puntual a cualquier reunión o acto social al que debamos acudir, mucho más aún si se trataba de la puesta de largo de su sobrina favorita.
Paula, mi querida y dulce Paula, es una jovencita de 18 años, una verdadera muñequita, una especie de lolita más cercana a la adolescencia que a la edad adulta. Una mezcla de candidez juvenil y de sensualidad adulta. Posee un cuerpo curvilíneo que, en apenas dos años, abrirá el deseo de cualquier hombre.
El cabello lo tiene castaño claro con mechas rubias a lo largo de una amplia melena que descansa sobre su espalda. Un cuerpo de pechos pequeños y redondos como dos manzanas jugosas, ancha de caderas pero no en exceso y de piernas largas y rotundas. Lo mejor de ella es su bonito trasero que, como dije anteriormente, en apenas dos años será objeto del interés de todo el personal masculino. Sólo de pensar en su cuerpo menudito y en sus formas curvas mi polla se endurece sin poderlo evitar.
Aquella noche fue una de las más excitantes de toda mi vida, una noche llena de sexo y lujuria. Mi mente perversa y calenturienta empezó a trabajar nada más llegar al salón y acercarnos a felicitarla. Quedé hechizado por su encantadora sonrisa y por su amplio escote en el cual fijé mi mirada de forma fugaz. Tuve que disimular mi nerviosismo ante mi cuñada y mi esposa no fuera cosa que se percatasen de mis pensamientos impuros.
Paula cubría su bonito cuerpo con un precioso vestido de lino de color blanco que resaltaba sobre su bronceada piel. Se cerraba con una amplia cremallera en la espalda y dejaba apreciar sus redondos pechos gracias al generoso escote en pico que tenía. Apenas le cubría medio muslo mostrando las piernas sin ningún recato. Aquel exquisito conjunto lo complementaba con unas bonitas sandalias de alto tacón. Soy proclive a excitarme fácilmente con los encantos femeninos así que podéis imaginar la impresión que me produjo mi joven sobrina.
Siguiendo con el relato repito que Paula nos recibió con una bonita sonrisa agradeciéndonos la presencia en su puesta de largo. Nos dio dos besos en las mejillas acercando peligrosamente los labios a los míos como de forma descuidada. Apoyó con fuerza la mano en mi brazo haciéndome vibrar con ese inocente contacto.
Minutos más tarde y aprovechando un momento en que nos quedamos solos no pude aguantar su encantadora presencia y la piropeé diciéndole lo guapa que estaba aquella noche. Mi sobrina , un tanto turbada ante mi declaración, rió como una tonta sólo acertando a darme las gracias por el cumplido recibido.
Estuve toda la noche admirándola a distancia, sin pretender acercarme a ella. La veía reír alegre junto a sus primos y sus amigos, se la veía contenta y feliz disfrutando de su fiesta de cumpleaños. No dejé de disfrutar de su lacio cabello, de su espalda desnuda, de sus mejillas rosadas por efecto del poco alcohol ingerido….Felizmente pude disimular mis más recónditos deseos para que mi esposa no sospechara nada. Parece ser que los tragos de sangría no le sentaron bien ya que tuvo que pedirle a mi cuñada que necesitaba tumbarse un rato. Observé con gran placer como se retiraban ambas al interior de la casa.
Me acerqué a pedir una nueva copa y pude ver a mi bella sobrina bailando sin parar. Parecía una diosa griega con aquel bonito vestido de lino que se pegaba a su juvenil cuerpo como una segunda piel. Sus redondas formas se marcaban por debajo del vestido excitándome con solo verla. Terminó aquella movida canción y Paula se acercó a mí preguntando por su tía. Contesté amablemente diciéndole que se sentía un tanto indispuesta y se había tumbado a descansar un rato.
¿Y tú no bailas? –me preguntó divertida. ¿No te gusta o es que la tía no te deja bailar con una jovencita como yo? –rió guiñándome un ojo.
Sólo acepto bailar si es con la reina de la fiesta –contesté uniéndome a su bonita sonrisa.
Tío, eres un adulador. Seguro que de joven has sido todo un don Juan –dijo mirándome con ojos brillantes mientras volvía a sonreírme mostrando sus dientes perfectamente cuidados.
La tomé de la mano al empezar a sonar los primeros acordes de una bonita canción romántica. Junté mi cuerpo al suyo y pude comprobar con agrado como se pegaba a mí. Siempre que podía la pegaba contra mí de forma disimulada, sentía su pecho contra el mío, la calidez de su cuerpo de mujer, su aliento golpeando mi cuello y el aroma de la fresca fragancia que había elegido para tan especial noche. No tenía mucho tiempo así que debía jugar mis cartas de manera conveniente…..
Paula cariño, estás realmente preciosa. Hace nada eras aún una niña y ahora ya eres toda una mujer. Una mujer que pronto arrancará suspiros en los muchachos con los que te cruces -le dije débilmente al oído apretando mi pubis contra el suyo.
Mi inocente sobrina meneó el pubis contra el mío de forma levemente circular obligándome a cerrar los ojos mientras disfrutaba con aquel travieso contacto. No pude evitar que mi polla respondiera ante aquel roce. Abrí ligeramente los ojos encontrándome con la mirada malvada de mi joven sobrina. Paula estaba tratando de seducirme con sus redondas formas, no tenía ninguna duda de ello. Dejaría que se desarrollaran los acontecimientos tal como mi sobrinita deseara, no pensaba lanzarme a por mi presa sino que quería que fuera ella quien tomara las riendas. Sólo atinaba a mirarla mientras ella me sonreía de manera traviesa como si disfrutara con aquel peligroso juego.
Una vez acabada la cena ya eran casi las 11,30 de la noche y los jóvenes deseaban seguir con la fiesta así que convinieron en ir a una discoteca cercana en la que el ambiente era bastante marchoso. Quedé un tanto pasmado cuando Paula me animó a acompañarles. Acepté de inmediato pues siempre me han gustado los saraos y la fiesta. En un breve momento de reflexión me acordé de mi esposa y le dije a mi sobrina que iba a buscarla para que viniera con nosotros.
Oh tío, no debes preocuparte por mi querida tiíta. Le pregunté si se apuntaba a seguir la noche y me dijo que todavía se encontraba indispuesta y que se quedaba en casa de mamá para recuperarse. Mamá me dijo que vengas con nosotros y así me cuidas para que no me pase nada –dijo fijando sus bellos ojos en los míos.
Si supieras como pienso cuidarte –pensé mientras me acariciaba de forma disimulada mi excitado pene por encima del pantalón.
Venga anímate. Quiero que seas mi pareja de esta noche. No acepto un no por respuesta –me dijo arrastrándome hacia ella mientras sonreía de manera inquieta.
No podía imaginar lo que aquella loca cabecita tramaba, sólo diré que en aquellos momentos no pensaba en otra cosa más que en tirarme a aquella jovenzuela. Mi cabeza trabajaba a mil por hora calculando lo que podía hacerle a mi estimada sobrina. Ya no existían para mí ni sus padres ni mi esposa la cual en aquellos momentos estaría reposando las copas de más que había ingerido.
Estábamos esperando un taxi para dirigirnos a la discoteca cuando Paula hablaba animadamente con sus amigos. De pronto les dejó de lado y aproximándose a mí me espetó sin darme tiempo a responder:
Vamos tío, cojamos el primer taxi. Enseguida se unirán a nosotros…
Al llegar el taxi le abrí cortésmente la puerta para que entrara. Mientras se acomodaba en el asiento centré, ya sin disimulo alguno, mi mirada en sus tremendos muslos para irla bajando a lo largo de sus torneadas piernas. Me acomodé junto a ella en el asiento trasero poniéndose el taxi en marcha al momento. Empezamos a charlar sin hacer caso alguno al taxista.
Me sorprendió cuando, de sopetón, puso su mano sobre la mía la cual reposaba sobre el asiento. Se acercó peligrosamente a mí apoyando, de forma descuidada, su linda cabecita sobre mi hombro. El fresco aroma de su perfume volvió a envolverme nuevamente cuando escuché que me decía:
Tío, hoy es el día más feliz de mi vida. Realmente lo estoy pasando fenomenal y eso que la noche apenas acaba de empezar…..Pero dime, ¿piensas que puedo resultar interesante a los hombres? Los chicos de mi edad me parecen unos inmaduros. Me gustaría entregarme en brazos de un hombre maduro como tú…..
Juro que me quedé sin habla ante aquella confesión. Tardé unos segundos en responder a sus palabras. La osadía de mi sobrinita estaba alcanzando unos límites insospechados. Las redes seductoras de aquella jovencita me iban abrazando cada vez más y más. Ya no me quedaba duda de que no tardaría en tenerla entre mis brazos. Carraspeando ante su comentario tan solo pude decirle:
Paula cariño, te diré que eras la más hermosa de toda la fiesta. Esta noche estás realmente preciosa con ese vestido tan ceñido a tu cintura. Como te dije en la fiesta estás hecha toda una mujer. Los chicos andarán locos contigo……
¿Los chicos dices? No quiero oír hablar de ellos. Sólo piensan en ellos, son egoístas y prepotentes. Necesito alguien que me comprenda, que me haga mujer, sentirme deseada como una verdadera mujer…..¿sabes una cosa? Desde que te vi llegar a casa con la tía sentí algo desconocido dentro de mí, una sensación agradable y especial. Siento mi cuerpo vibrar deseando que me abraces, que me acaricies…..por favor, necesito que me hagas feliz aunque solo sea esta noche, deseo celebrar el mejor cumpleaños de mi vida –susurró en voz baja entrecerrando los ojos.
El tan deseado momento había llegado al fin. La sentí totalmente entregada a mí, deseando sentirse amada por un cincuentón como yo. Un cincuentón de cabello canoso pero todavía interesante para una jovencita como ella. La acogí entre mis brazos notando como se abrazaba a mí con fuerza. Paula cerró los ojos al tiempo que me ofrecía sus rosados y delicados labios los cuales junté a los míos en un beso inicialmente suave para dar paso a un mayor apasionamiento. Presioné contra sus labios obligándola a abrirlos para que dejara paso a mi hambrienta lengua la cual se mezcló sin dificultad con la de mi sobrina que la recibió con gran alborozo.
Te deseo….te deseo Marcelo……por favor, hazme tuya. Hazme sentir el mejor cumpleaños de mi vida….. –musitó en un breve momento en que separó sus labios de los míos.
¿Vamos a la discoteca o prefieres que vayamos a otro sitio? –ofrecí mientras le acariciaba uno de sus redondos pechos a través de la tela del vestido. Nada más tocarlo noté como el pezón se erizaba gracias al roce de mis dedos.
Llévame donde quieras…haz conmigo lo que desees. Te necesito…¡Dios, cómo te necesito!
Me dirigí al taxista al cual pillé mirándonos a través del retrovisor del coche y le indiqué una dirección a la que había ido alguna vez. Era un edificio antiguo de alquiler de habitaciones donde poder echar un polvo de manera discreta.
Tras veinte minutos de viaje llegamos al fin, saludé al muchacho de recepción pidiéndole una habitación con cama de matrimonio. El muchacho me sonrió de manera cómplice entregándome las llaves mientras echaba un discreto vistazo a mi sobrina. Miré el llavero viendo que nos había sido adjudicada la habitación número 42. El recepcionista me indicó amablemente que nos dirigiéramos a la tercera planta así que cogimos el ascensor y marqué el botón número tres.
Nada más cerrarse la puerta agarré a Paula de la cintura y volvimos a darnos un beso lleno de pasión contenida. No podía creer la suerte que el destino me había deparado aquella noche pues iba a tirarme a mi sobrinita con total complicidad por parte de ella. Ya en la habitación, y tras asegurar convenientemente la puerta para no ser molestados, la tomé del brazo atrayéndola hacia mí. No tardamos en volvernos a besar…Noté como Paula mezclaba sus dedos entre mi canoso cabello para pasar después a acariciar mi nuca con las uñas.
Fui bajando lentamente mis manos a través de su espalda hasta dejarlas descansar sobre su empinado culo. Subí la tela del vestido hasta dejarla recogida en su cintura y empecé a manosear de forma grosera sus rollizas nalgas a través de la tela de la braguita que las cubría. Escuché como mi querida Paula emitía un ahogado gemido agradeciéndome mi caricia.
Pude ver como se mordía el labio inferior tratando de reprimir el deseo que la embargaba. Mordisqueé con gran delicadeza su barbilla para pasar a su cuello el cual empecé a chupar con gran deseo. Paula respiraba con dificultad disfrutando con lo que le hacía.
Voy a hacerte pasar la mejor noche de tu vida. No tenemos mucho tiempo así que debemos aprovecharlo. Yo también hacía mucho tiempo que deseaba esto –le dije junto a su oído notando como vibraba de emoción con mis palabras.
De su cuello pasé al lóbulo de la oreja y nada más lamerlo noté como aquella putita totalmente entregada a mí alcanzaba su primer orgasmo sin poder remediarlo. Una vez se relajó alargué mi mano hacia su entrepierna notando su braguita blanca de algodón totalmente empapada.
Paula se dejó llevar hasta la pared y, bajándole la cremallera del vestido sin dificultad alguna, pude ir observando finalmente en todo su esplendor aquel juvenil cuerpo el cual iba apareciendo según el vestido iba cayendo lentamente al suelo hasta formar una col gigantesca.
Me dediqué a observar con delectación aquel delicioso cuerpo que mi sobrina me ofrecía. Parecía una auténtica diosa, era un placer solo mirarla. Cubría sus encantos con un bonito conjunto de sujetador y braguita de color blanco. No lo pude soportar más y noté como mi cuerpo respondía ante tanta belleza.
Me deshice con prontitud del pantalón y de la camisa observando como aquella jovencita me miraba con ojos de deseo. Rocé su cuerpo con el mío volviendo a besarnos pero esta vez de manera más suave como si ambos quisiéramos disfrutarlo de manera especial. Alargué mi mano hacia su espalda buscando ansiosamente el cierre del sujetador el cual no tardé en encontrar. Paula extrajo sus brazos a través de los tirantes y el precioso sujetador cayó al suelo quedando ante mi vista aquel par de delicados senos.
Eran un par de senos redondos y firmes. Un par de senos lozanos y plenos de juventud. Fijé mi vista en aquel par de oscuros pezones que me provocaban incitándome a llevar a cabo las mayores locuras. No pude evitar lanzarme a por ellos lamiéndolos como un lactante, los lamía y besaba con fruición escuchando con gran placer el efecto que producía mi caricia en ella. Paula gemía débilmente agradeciéndome aquel diabólico contacto.
La cogí en brazos levantándola sin dificultad y la llevé hasta la amplia cama de matrimonio donde la dejé caer boca arriba. Transité de arriba abajo a través de aquel cuerpo del pecado recorriéndolo con mis labios y mi lengua. Al llegar a sus muslos paré en seco haciéndola sufrir levemente con aquella dulce espera. Me agarró de la cabeza y llevándome entre sus piernas la escuché exclamar:
No me hagas sufrir más, maldito bastardo. Hazme disfrutar, ¡hazme mujer de una vez!
Retiré la tela de su braguita a un lado encontrándome con aquel tesoro tan deseado. Lo tenía perfectamente recortado como si hubiera esperado largo tiempo para ser explorado. El pubis estaba cubierto por un pequeño triángulo de vello de color oscuro. Centré mi atención en su lubricada vagina y en su palpitante clítoris el cual parecía invitarme a hacerme con él. Era una imagen deliciosa contemplar la vagina de aquella inexperta muchacha completamente repleta de jugos vaginales.
Introduje mi cabeza entre sus piernas haciéndome con tan exquisito tesoro. Empecé a lamer su clítoris con enorme cuidado cuando percibí como comenzaba a vibrar emitiendo un profundo lamento mientras alcanzaba su segundo orgasmo. No la dejé descansar y seguí chupando su clítoris una y otra vez hasta lograr ponerlo bien duro.
Marcelo, me gusta…me gusta lo que me haces. Es genial. ¡Cómo me estás poniendo!
Continué con el martirio que le estaba propinando pues deseaba que enloqueciera totalmente para así facilitar el tan deseado encuentro. Paula cogió mi cabeza con sus dos manos apretándome con fuerza contra ella. No paraba de retorcerse aullando sin descanso. Sus juveniles alaridos resonaban en toda la habitación. Abandoné su delicado botón ascendiendo hacia su vientre el cual acaricié con tremenda ternura.
¡Sigue, sigue….no pares ahora! ¡No me dejes ahora, por favor! –escuché como gimoteaba llorando de emoción.
Hice caso omiso a sus súplicas y seguí ascendiendo a través de su bronceado cuerpo hasta colocarme sobre ella. Mi joven sobrina metió una de sus manos entre nuestros cuerpos y finalmente acabó alcanzando su deseado objetivo.
¡Dios, qué dura está! –dijo con los ojos cerrados al tiempo que acariciaba mi polla con suma delicadeza.a través de la tela del pantalón. ¡Marcelo dámela, dámela, te lo suplico! Deseo hacerte mío, quiero chupártela y notarla toda dentro de mi boca……
Soltó con rapidez la hebilla del cinturón para pasar a desabrochar el botón y acabar bajando finalmente la cremallera. Me ayudó a deshacerme de los pantalones quedándome tan solo en slip. Aquella loca jovencita se acercó a mí jugueteando con mi miembro a través de la tela del slip. Jugó conmigo unos segundos acariciándome el tallo arriba y abajo haciéndolo palpitar con su caricia. Pude verla completamente sofocada mostrando una cara de zorra impresionante. El cabello totalmente sudado le caía sobre la cara.
Sujetó la tela del slip por ambos lados y lentamente fue bajándolo hasta que mi poderoso miembro saltó hacia delante buscando su posición natural. Paula lanzó un grito de satisfacción al observar mi inflamado instrumento apuntándola de forma desafiante. Abrió los ojos como platos y vi como humedecía sus labios pasando la lengua sobre ellos.
¡Joder tío, menuda polla que tienes! Nunca imaginé que tuvieras algo así –dijo agarrándola entre sus dedos.
Vamos cariño, cométela. Sé que lo estás deseando…..-la animé mientras le acariciaba el cabello entre mis dedos.
La sujetó con sumo cuidado observándola con detenimiento como si fuera un tótem al que adorar. Parecía hechizada por aquel inmenso instrumento que acogía entre sus dedos. De pronto empezó a masturbarme lentamente moviendo su mano arriba y abajo. Llevó la piel del prepucio hacia abajo dejando al aire el rosado champiñón. Emití un leve gemido agradeciendo tan delicioso contacto. Debido al roce de sus dedos, la polla creció hasta alcanzar su máximo esplendor. Las verdosas venas se marcaban a lo largo del tallo, daba la sensación de poder reventar en cualquier momento.
Le hice un gesto indicándole que empezara a chupármela. No aguantaba más, deseaba sentir aquellos labios juveniles y tiernos sobre la piel de mi excitado miembro. Paula aproximó su boca hacia mi polla y sacando la lengua golpeó ligeramente sobre el orgulloso glande. Aquella femenina caricia me hizo estremecer de emoción.
Al fin noté como sus labios envolvían el músculo del amor succionándolo con auténtica devoción. Abrió los labios permitiendo el paso de mi barra de carne la cual se introdujo en el interior de su pequeña boquita. Parecía mentira pero aquella boca admitió la entrada de mi sexo sin dificultad alguna.
¡Oh sí, mi niña! Chúpala, es toda tuya. Agggh, sí, sigue así, muy bien…..
No esperó más para empezar a comerse tan codiciado tesoro moviendo su liviana cabecita arriba y abajo. Tras unos segundos de estarme maltratando con aquel dulce tormento, la extrajo de su boca y empezó a lamer mi grueso tallo desde la base hasta el glande para bajar nuevamente buscando mis cargados testículos los cuales se introdujo en la boca lamiéndolos con irreprimible deseo. Abandonó nuevamente su presa y mirándome a los ojos me preguntó con voz melosa:
¿Te gusta lo que te hago, cariño? Dime, ¿lo hago bien?
Lo estás haciendo muy bien, tranquila. Sigue así, por favor…..
Lo cierto es que sus movimientos resultaban un tanto torpes. Sin embargo, no era el momento para poner pegas a tan adorable felación. Volvió a tragársela metiéndola y sacándola cada vez con mayor velocidad. Ayudó al tratamiento bucal sujetando con fuerza el objeto del deseo y masturbándome con la mano.
No aguanté mucho tiempo aquel sufrimiento que me propinaba con tanto placer. La separé con infinita desgana y tumbándola boca arriba sobre aquel desconocido lecho me dispuse a llevar a cabo el tan deseado acoplamiento….
Por favor, házmelo con cuidado. He escuchado que la primera vez es doloroso pero ¡tengo tantas ganas de ser tuya!.-observé que su mirada demostraba pavor y deseo a partes iguales.
Me situé sobre ella y acercando mis labios a su boca volví a besarla con delicadeza. Me separé de ella y mirándola a los ojos le dije tratando de tranquilizarla:
Paula cariño, eres realmente encantadora. Tranquilízate que pronto pasará el dolor. Voy a lubricarte bien así que tras el dolor inicial pronto gozarás como loca.
¡Tengo tantas ganas! Fóllame vamos, no puedo soportarlo más…..
Separé sus torneadas piernas y colocándome entre ellas me dispuse a lamer su excitada galería. Empecé separando los labios vaginales con mis dedos y aproximando mi húmeda lengua lamí la entrada con sumo cuidado. Me dirigí a su botón acariciándolo con la punta de la lengua escuchando como Paula gemía de forma entrecortada. Apoyó una de sus manos sobre mi cabello ahogándome entre sus piernas. Torturé su frágil y sensible clítoris con mis labios y mi lengua rozándolo sin descanso hasta dejarlo completamente duro. Así estuve dos largos minutos hasta que mi dulce Paula acabó explotando entre mis labios. Ahora sí estaba lista para ser follada……
Bien, ahora sí voy a follarte. Prepárate a gozar amor mío.
Ascendí sobre aquel deseado cuerpo mientras mi querida sobrina doblaba las piernas abriéndolas al máximo como si quisiera facilitarme el acceso a su vagina. Apunté sobre ella y me dejé caer poco a poco introduciéndome en su interior. Entré con mi cabeza de forma delicada como si estuviera pidiendo permiso para profanar tanta belleza. Aquel exquisito coñito estaba caliente y deseoso de sentirme en su interior. Noté el himen dificultándome la entrada y cómo Paula apoyaba las manos en mis nalgas animándome a seguir.
Ahora, vamos….metémela toda. Al fin llegó el momento de ser mujer –dijo junto a mi oído apretándome contra ella.
Me dejé caer sobre ella notando como cedía el himen ante tan terrible invasor. Paula lanzó un grito aterrador, empezó a llorar tratando de soportar aquel agudo dolor que le subía por las piernas. Penetré por completo dentro de ella hasta notar como mis huevos golpeaban contra ella. Disfruté sintiendo como aquel estrecho conducto me acogía en su interior. Aquella jovencita arañaba con fuerza las sábanas mientras se acomodaba a las embestidas que empezaba a propinarle.
Comencé a tomar velocidad en el interior de su deliciosa cavidad entrando y saliendo una y otra vez. Paula seguía llorando mientras me miraba con semblante atemorizado. En apenas un minuto el dolor inicial dio paso a los primeros gemidos de mi inexperta amante. Cruzó las piernas por detrás de mis nalgas apretándome contra ella como si quisiera que nos fusionáramos en uno solo. ¡Dios, qué placer sentía en esos momentos! Me estaba follando a mi sobrinita con total complicidad por su parte.
Así estuvimos durante cinco largos minutos golpeando contra ella sin descanso hasta que decidí cambiar de posición y le indiqué que se pusiera de espaldas a mí mirando a la pared. Observé una mancha rojiza sobre las sábanas, era la prueba palpable de la entrega de su virginidad. Una nueva idea había acudido a mi mente y me propuse llevarla a cabo. Deseaba acabar también con la virginidad de mi entregada sobrina follándome su oscuro culito. Debía aprovechar el estado de total entrega que demostraba para conseguir horadar tan deseado agujero.
Volví a ingresar en su vagina con mayor facilidad que la primera vez. Gracias a sus jugos vaginales la entrada resultó más cómoda dilatándose para dar paso a mi rígido instrumento. Acompañé la follada llevando mis dedos hacia su ardiente clítoris observando como Paula sollozaba de placer. Era una sensación exquisita sentir como aquella jovencita se abría a mis deseos sin oponer la más mínima resistencia.
Percibí como se aproximaba un nuevo orgasmo de mi sobrina y decidí cambiar de táctica. Extraje mi polla de su vagina escuchando con placer como emitía un enojado quejido indicando que quería que siguiera.
Sin embargo, no tardó en cambiar de idea al sentir el contacto de mis dedos sobre su oscuro agujero posterior. Exhaló un profundo suspiro mientras abría los ojos como platos. Su sudoroso rostro cambió el aspecto relajado por una cara de angustia imaginando lo que se le avecinaba. Lamí su entrada pasando del ano a la vagina y de la vagina al ano. Paula jadeaba pidiéndome que siguiera animándome con voz vacilante y entrecortada.
¿Qué pretendes hacerme, tío? ¿No pretenderás hacerme lo que estoy imaginando? Eres un morboso, ¿también se lo haces por ahí a mi tía?
Tranquila mi amor que vas a disfrutarlo tanto o más que por tu coñito. Sólo relájate y goza con lo que voy a hacerte –le dije con voz ronca.
Aquella loca muchachita me miró con cara de desconfianza aunque tampoco trató de apartarse. Una vez estuvo bien lubricada, me dispuse a follarme ese apetitoso culito. Me situé tras ella abriendo bien sus nalgas con mis manos para dejar paso a mi erecto instrumento. Paula no puso objeción alguna a mis requerimientos sino que echó su trasero hacia atrás buscando el contacto conmigo. Aquella inexperta gatita era una auténtica viciosa y no tenía intención de negarme nada aquella noche. Estaba dispuesta a dejarme explorar sus más recónditos tesoros.
Vamos tiíto querido, fóllame el culo. Hazlo despacio no me vayas a lastimar….Deseo entregártelo todo, que me desvirgues el culo con tu maravilloso pene.
Aquella putita me animaba a follarle su exquisito agujero anal así que no me lo pensé dos veces y empecé a apretar mi gruesa cabeza sobre su estrecha cavidad. Costaba entrar así que me dediqué a masturbarle su empapado coñito esperando conseguir que se relajara para así permitirme ingresar dentro de ella. Pese a sus ánimos se mostraba nerviosa y temerosa. Me miraba con el rostro desencajado como si tratara de indicarme que no fuera brusco con ella.
Acaricié su vagina metiendo primero un dedo y luego dos más hasta que la escuché gemir de satisfacción. Por fin logré que se relajara y que dilatara bien su esfínter para así poder penetrar dentro de ella. Fui presionando poco a poco observando como su estrecho agujerito iba permitiendo el paso de mi glande. Mi querida sobrinita movía sus nalgas de forma circular incitándome a que siguiera apretando. Fui entrando con extrema lentitud en tan deseado conducto hasta que noté como la cabeza había quedado incrustada.
Sigue….vamos sigue. ¡No te pares ahora! –dijo moviendo su trasero hacia atrás.
La sujeté de las caderas y apretando fui metiendo mi polla centímetro a centímetro observando como reprimía el largo gemido que estaba a punto de emitir. Era un placer inenarrable perforar aquel juvenil orificio que tan bien se entregaba a mí. Me quedé quieto unos segundos y acercándome a ella le susurré al oído:
Ahora putita voy a clavártela hasta el fondo. Quiero que disfrutes con el placer y el dolor que voy a ofrecerte.
No por favor, no lo hagas. Ten compasión de mí. No, no por favor…noooo!!!!!
La atraje con fuerza hacia mí y abrazándola por la cintura empujé hasta notar como mi músculo ocupaba por completo sus intestinos. Mis huevos golpearon salvajemente contra sus poderosas nalgas.
Nooooooooooooo!!!! Sácala Marcelo, por favor sácala. Me duele, sácala por favor….
Cálmate Paula….cálmate bonita. Verás que pronto el dolor pasará y me pedirás que te folle hasta reventar.
La llevé hacia mí haciéndome con uno de sus pechos mientras le chupaba el cuello como un desesperado. Ella suspiraba tratando de hacerse al tamaño de mi miembro. Dejé que descansara unos segundos y de repente empecé a follármela golpeando una y otra vez contra su redondo trasero. Los gritos de dolor se convirtieron en gemidos ahogados de placer, un placer inmenso que le recorría todo el cuerpo.
Fóllame sí…..fóllame. ¿Eso es lo que querías, verdad? ¿Te gusta follarte a tus conquistas por ahí? ¿A mi tía también te la follas por el culo?
Cállate y disfruta de lo que voy a hacerte. Sólo disfruta…..-le dije al oído empezando a sodomizarla.
Paula jadeaba sintiendo mis fuertes embestidas, era una mezcla de leves gemidos con fuertes berridos con los que demostraba el placer que sentía. Se agarró con fuerza al cabezal de la cama aguantando como podía las acometidas que le propinaba.
¡Córrete, maldito hijo de puta! ¡Venga córrete! ¡Vas a matarme cabrón! Jamás imaginé gozar de este modo.
Estuve sodomizándola treinta segundos más hasta que acabé eyaculando dentro de ella llenando sus entrañas con mi espeso y cálido semen. Aquella putita se corrió nuevamente acompañándome en tan formidable orgasmo. Respiré con dificultad tratando de recuperarme de tan tremendo polvo. A mi edad aquellos excesos se acababan pagando pero estaba dispuesto a repetirlo a la menor oportunidad que se me presentara.
Extraje mi polla observando como salía un hilillo de sangre de su excitado culito. Aquella sesión había resultado bien provechosa. Había logrado desvirgar los dos agujeros de mi joven sobrina. Paula se tumbó boca arriba sobre las deshechas sábanas mirándome con ojos complacidos.
¿Qué tal te encuentras putita? ¿Qué te ha parecido tu primera vez? –pregunté echándome sobre ella para besarla con exquisita dulzura.
Marcelo te amo. Me ha encantado como me lo has hecho. Has sido salvaje pero considerado conmigo. Realmente me has hecho la mujer más feliz del mundo. Me duele pero me has hecho muy feliz. Me alegro que hayas sido tú quien haya gozado de mi cuerpo…..¡Gracias, muchas gracias!
¡Nada de eso! Gracias a ti querida. A mi edad estas oportunidades no se presentan muy a menudo.
Tío, no quiero que nadie se entere de esto. ¡Si mis padres se enteran me matan!
Tranquila mi niña que nadie va a enterarse. Imagínate si se enteraran tus padres y tu tía…..Será nuestro secreto, nadie más lo sabrá –le aseguré volviendo a besarla.
¿Sabes que me gustaría repetirlo? –dijo con voz mimosa revolviéndose entre las sábanas.
Ya veremos, ya veremos….Ahora vístete que llevaran horas preguntando por tí. A ver como me las apaño para explicar nuestra desaparición.
Ese es problema tuyo, Marcelo. Deberás dar una explicación convincente para que nadie sospeche nada raro.
Me levanté camino de la ducha mientras pensaba que estaba en brazos de aquella encantadora lolita. Días más tarde la llamé al móvil preguntándole si le había venido el período. Riendo me dijo que no me preocupara que no estaba embarazada. Lancé un suspiro de alivio…..Ya nada sería como antes y ambos lo sabíamos…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada